El Ministerio de Evangelista

Para introducirnos al tema iniciaremos definiendo la palabra evangelista.

“La palabra que se traduce “evangelista” en el Nuevo Testamento es un sustantivo tomado del verbo euangelizomai, ‘anunciar noticias’, y generalmente se traduce como “predicar el evangelio”. El verbo es muy común en el Nuevo Testamento, y se aplica a Dios (Gálatas 3:8), a nuestro Señor (Lucas 20:1), a los miembros ordinarios de la iglesia (Hechos 8:4), como también a los apóstoles en sus viajes misioneros. El sustantivo “evangelista” aparece tres veces solamente en el Nuevo Testamento. Pablo exhorta a Timoteo a hacer la obra de evangelista (2 Timoteo 4:5); es decir, a hacer conocer los hechos del evangelio. Timoteo había acompañado al apóstol en sus viajes misioneros. Pero resulta claro (por los mandatos que le dio en las dos cartas que le dirigió) que su tarea, cuando el apóstol escribía, era mayormente local y pastoral”. Desde este punto de vista podemos decir que el evangelista, lleva intrínsecamente el trabajo pastoral o viceversa, el pastor realiza el trabajo de evangelista. El que se le indique que debe hacer la obra de evangelista demuestra que el que era evangelista podía también ser pastor y maestro.

En Hechos 21:8 se describe a Felipe como “el evangelista”. Felipe había sido elegido como uno de los “siete” en Hechos 6, y después de la persecución de Esteban ocupó un lugar prominente en la predicación del evangelio en zonas no evangelizadas ( por ejemplo Hechos 8:5, 12, 35, 40). Si bien era evangelista, no fue incluido entre los apóstoles (Hechos 8:14). Se hace una distinción semejante entre Timoteo y los apóstoles en 2 Corintios 1:1 y Colosenses 1:1. Se verá, entonces, que si bien los apóstoles eran evangelistas, no todos los evangelistas eran apóstoles. Esta distinción se confirma en Efesios 4:11, donde la función de “evangelista” se menciona después de la de “apóstol” y “profeta”, y antes de la de “pastor” y “maestro”. De este pasaje resulta claro que el don de evangelista era un don distintivo dentro de la iglesia cristiana; y si bien todos los cristianos indudablemente cumplían esta sagrada tarea, en tanto que se les presentaba la oportunidad, había algunos que fueron preeminentemente llamados y capacitados por el Espíritu Santo para dicha tarea.

Más tarde en la historia de la iglesia el término “evangelista” se usó para hacer referencia al escritor de cada uno de los cuatro evangelios.

El evangelista tiene que tener autoridad, esta es una autoridad que le da el Espíritu Santo para poder predicar con denuedo la palabra de Dios. Ahora bien hay muchos predicadores que se auto-nombran “Evangelistas”. Pero muchas veces son predicadores independientes que no están bajo ninguna autoridad eclesial. De este tipo de predicadores hay muchos, y muchos de ellos han dado lugar a errores doctrinales, porque predican bajo su propia inspiración y argumentando muchas veces; que es la voz de Dios manifestada a ellos. Alguien que ejerce el ministerio de evangelista debería de estar sujeto a una autoridad, asistir a una iglesia, tener un pastor. Un lugar donde le reconozcan como miembro activo y que le puedan dar cobertura espiritual. Si es un evangelista reconocido por una congregación o una misión, obviamente tendrá autoridad para predicar y para realizar su trabajo. De otra manera no podrá realizar su trabajo. La tarea del Evangelismo es un ministerio, y Dios ha repartido dones en su iglesia y a muchos varones de Dios les ha dado este hermoso privilegio: ser llamados “evangelistas”.

Ahora bien la forma como una congregación elige a sus ancianos es puramente gobierno eclesial o reglamento local de la iglesia. Es la iglesia la que sabe como gobernarse mejor y saber elegir a sus autoridades, aunque no precisamente sea un evangelista quien los elija.

Anuncios

Movimiento evangélico contemporáneo

El movimiento evangélico contemporáneo tiene sus orígenes en el siglo XVIII. En ese periodo, el Primer Gran Despertar influyó profundamente en la vida religiosa de los Estados Unidos, mientras que al mismo tiempo John Wesley y el Movimiento Metodista renovaban el cristianismo británico. Mucho de este fervor religioso fue una reacción a los escritos del pensamiento ilustrado de muchas élites filosóficas occidentales.

El gran énfasis del reciente movimiento metodista, así como el Despertar, eran de conversión individual, piedad personal y estudio bíblico; la moralidad pública a menudo implica sobriedad y valores familiares, abolicionismo, un rol amplio del laicado y las mujeres en la adoración, evangelización y enseñanzas, y una cooperación en la evangelización entre diversas líneas denominacionales, es decir, interdenominacionalmente.

En sus primeros años, lo que se llegó a conocer como evangelicalismo era un gran híbrido de énfasis calvinista en la doctrina ortodoxa, y el énfasis pietista en el corazón y en la “relación personal” con Dios. El movimiento vio una variedad de estilos litúrgicos y aproximaciones ministeriales, aunque las características comunes eran una fuerte prédica, conversión personal y evangelismo.

Algunas figuras del evangelicalismo anglosajón incluyen a: Jonathan Edwards, teólogo y predicador puritano estadounidense; George Whitefield, predicador metodista británico; Robert Raikes, quien establece la primera Escuela Dominical para prevenir que los niños pobres entraran en una vida de crimen; Charles Wesley, popular escritor de himnos; y Francis Asbury, arzobispo metodista estadounidense.

Iglesias evangélicas

Las Iglesias evangélicas o movimiento evangélico son diversas congregaciones y denominaciones cristianas protestantes que se hallan difundidas por todo el mundo y que afirman tres creencias básicas dentro de su doctrina: la Trinidad, la Salvación sólo por medio de la Fe en Cristo y la infalibilidad bíblica.

Se caracterizan por la evangelización, una experiencia personal de conversión, con una fe bíblicamente orientada y una creencia en la relevancia de la fe cristiana en temas culturales. Además, suelen defender una libre interpretación de la Biblia, con lo cual existen distintos grados de diferenciación entre las iglesias evangélicas a nivel de eclesiología (gobierno), liturgia (estilo de adoración) o doctrinas secundarias, dando lugar a lo que se conoce como Denominaciones.

Aunque comúnmente todas las personas, iglesias y movimientos sociales protestantes se les llama evangélicos, en algunos países ese término sólo se refiere a un determinado grupo dentro del Protestantismo.

10 tips que pueden ayudarle a romper cadenas y librarse del pecado

Aquí hay 10 tips o consejos que pueden ayudarle a romper cadenas y librarse del pecado:
Seguir leyendo

Entrevista a los 7 Jovenes con las revelaciones del Cielo e Infierno

Este es el testimonio de 7 jóvenes a los cuales simultáneamente les fue revelado el cielo y el infierno mediante un viaje en el espíritu de la mano de Jesús. Estos jóvenes nos hablan con mucho detalle las cosas horrorosas que hay en el infierno y lo que pasa con todos los que allí van, pero a la vez nos cuentan como fueron llevados a esa ciudad celestial, a esa tierra prometida, AL CIELO, estos hermanos nos describen las maravillas que tiene reservadas nuestro Padre para sus hijos.

Seguir leyendo

Revelación del Cielo

Este es el testimonio de 7 jóvenes a los cuales simultáneamente les fue revelado el cielo y el infierno mediante un viaje en el espíritu de la mano de Jesús. Estos jóvenes nos hablan con mucho detalle como fueron llevados a esa ciudad celestial, a esa tierra prometida, AL CIELO, estos hermanos nos describen las maravillas que tiene reservadas nuestro Padre para sus hijos.
Seguir leyendo

Revelación del Infierno

Este es el testimonio de 7 jóvenes a los cuales simultáneamente les fue revelado el cielo y el infierno mediante un viaje en el espíritu de la mano de Jesús. Estos jóvenes nos hablan con mucho detalle las cosas horrorosas que hay en el infierno y lo que pasa con todos los que allí van.

Seguir leyendo