Los Métodos de Evangelismo

I. Introducción: ¡El Evangelismo no es un Método!
¿Le parece extraña esta frase? Puede ser que sí, especialmente como la introducción a un estudio sobre los métodos de evangelismo.
Pero este es el punto más importante de este estudio. ¿Cómo puede ser? Sí, sencillamente porque el evangelismo en su esencia no es un método, sino una pasión del alma del verdadero discípulo de Jesucristo.
Claro, hay métodos de evangelismo. De hecho, cualquier evangelismo que se lleva a cabo es mediante algún método. En la Biblia encontramos a Jesús y a sus discípulos evangelizando usando varios métodos. Pero no es el método lo más importante. Es la condición del corazón.
Esto también es así en cuanto al cumplimiento de la obra de evangelismo. Puede ser que en una iglesia ya se haya desarrollado un programa de entrenamiento y capacitación muy completo sobre cómo evangelizar, pero si la iglesia carece de la visión para alcanzar a su comunidad, y si no existe una compasión por los perdidos, no se movilizará. Sin embargo, si una iglesia muy subdesarrollada en cuanto a preparación “formal” en evangelismo tiene un alto nivel de motivación y deseo, la obra difícilmente no se cumplirá.
Este mismo factor también afecta el resultado del evangelismo. Puede contarse con un método muy bueno, pero si no existe una correspondencia con la vida, la actitud, la forma de la persona que presenta el evangelio, difícilmente tendrá un impacto positivo. En la misma forma, puede ser que la persona que evangeliza tenga una metodología muy inadecuada, pero su amor y sinceridad resplandecerán a pesar de todo, y habrá un resultado positivo.
¡El evangelismo no es un programa, sino una pasión! No depende del método, sino de la condición del corazón del evangelista.
Tenemos aquí una nota importante en cuanto a la palabra “evangelista”. Usamos esta palabra en su sentido amplio y general, y no limitado a una persona ordenada al oficio de evangelista. El enfoque aquí apunta a todos los cristianos. Esto incluye a hermanos y hermanas, jóvenes y ancianos, “oficiales” y “no oficiales”, a cristianos “comunes” y personas especialmente dotadas.
Es para TODOS llevar a cabo la obra de evangelismo desde la perspectiva del mandato de Jesús de ser testigo. Entonces, cuando usted lee la palabra, “evangelista”, entiéndase que se está haciendo referencia a usted, y a todos los verdaderos seguidores de Jesucristo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: